Filosofía y Ciencia Jurídica

         
PROLOGO

El momento en que una persona se decide a escribir un libro es muy especial dado la inspiración que implica y el alcance trascendental que posee el producto terminado. 

La finitud del hombre y su inmediatez con la imperfección hace presentar el hecho de escribir como una dualidad entre lo impropio y lo saludable a la vez. Impropio porque cuando se incursiona en el largo camino del conocimiento se comprende su omnipotente inconmensurabilidad inalcanzable en esta tierra, apareciendo los capítulos de un libro como meros suspiros o intentos de saber. Saludable porque a la luz de los temas conocidos devienen otros a los cuales se puede proyectar su acceso racional y reflexivo. 

Por lo dicho en el párrafo anterior es que cuando decido escribir esta obra me he enfocado en tres objetivos principales a los que debería perseguir durante su desarrollo. El primero, que esta expresión de ideas sea leída y comprendida. El segundo, que su tránsito permita al lector y al autor una relación única de confianza y discenso en el caso que existiere. El último y fundamental objeto de este libro es que pueda despertar la luz del conocimiento potencial que toda persona lleva en su interior para que se produzca el salto metafísico por medio de la actividad reflexiva.

Considero de vital importancia la presencia de materias como FILOSOFIA en la faculad de derecho debido a que el futuro abogado, jurista, ministro o juez pueda considerar sus asuntos de una manera integral y no sólo desde la letra fría de la ley sino también desde el universo moral y el orden natural. El abogado debe tener conciencia que el derecho es un saber prudencial jurídico en el cual se debe valorar para juzgar. Debe saber también que el derecho no se define con palabras sino con obras justas dando a cada cual lo suyo. Cuando una persona cualquiera intenta valorar hace uso de sus fundamentos morales y éticos con los cuales convive. Debe darse cuenta que existen temas de reflexión - como encontrar el justo medio - que datan de más de veinticinco siglos y nos hace parar frente a la realidad de una manera diferente a aquellas personas que no reparan en esos detalles. Además el hombre en este camino de conocimiento no está sólo sino que cuenta con la compañía incondicional de Dios que ilumina su intelecto y voluntad orientándolo hacia la verdad y al bien. Sólo basta con recordar que Dios no es un invento de la religión sino que desde muy antiguo los pueblos - tanto monoteistas como politeistas - han aceptado la necesariedad de un PRIMER MOTOR o de OTRO que otorgue fundamento a la existencia y principio. A ese OTRO los hombres lo llamaron DIOS.

Entonces a efectos de poder encuadrarme dentro de los objetivos establecidos es que el presente libro se ha redactado en lenguaje lato y práctico para fomentar su comprensión y reflexión fundada. Me he dedicado a recopilar y ordenar ideas ya vertidas por muchos sabios a lo largo del tiempo, no pretendo agregar mucho a los grandes temas, sólo basta con reflexionarlos para comprenderlos. Para lo que recomiendo seguir el orden de los temas del menú de la derecha a efectos de no perder el hilo concatenado que poseen.

Para terminar digo que el presente compendio de nociones básicas de filosofía tiene como objetivo principal orientar y dejar claro algunos conceptos de carácter fundamental para toda persona que inicia el recorrido de su camino a través de la reflexión filosófica. Principalmente para todos aquellos estudiantes de abogacía que pretendan elaborar una concepción jurídica basada en un universo ético valorativo apoyado en una concepción metafísica fundada.  

 


Oscar Londero