Filosofía y Ciencia Jurídica

         

IMMANNUEL KANT

Introducción desde un texto de Don Julián Marías:

Immannuel Kant no solamente significa un estilo nuevo, sino que tiene una particular conciencia de ello.

Nació en 1724 y murió en 1804. Nació, vivió y murió en Königsberg, no se movió de su ciudad natal. Era un hombre metódico, la gente ponía su reloj cuando paseaba el señor Kant, porque sabía que a hora pasaba.

Era de una familia modesta, muy religiosa, protestante, pietista, tuvo una vida de profesor, solitario, una vida enormemente sencilla y simple. Es curioso el hecho de que tenía buena imaginación: daba cursos de geografía y parece que presentaba países que no conocía, que no había visitado nunca, con gran imaginación.

Su pensamiento filosófico empezó pronto, sin gran precocidad, pero hay una larga época de su vida -que es lo que se ha llamado después "el periodo precrítico"- en la cual -más o menos- sigue las huellas del pensamiento dominante en los primeros y medios decenios del siglo XVIII. Hay después una época bastante larga en que no escribe, medita, piensa... y entonces empieza el periodo crítico: el año 1781 publica su libro capital, Crítica de la razón pura, Kritik der reinen Vernunft, que después volvió a publicar -una edición bastante modificada- en 1787. Justamente la palabra "crítica" es esencial en ese periodo; él publica otros libros importantes: Crítica de la razón práctica, Crítica del juicio, Fundamentación de la metafísica de las costumbres...

Lo interesante es que en esas obras de madurez, ya más propiamente personales, que marcan un estilo nuevo, él tiene conciencia de esto y dice que se trata de "un giro copernicano". Él piensa en la inversión de la concepción astronómica de Ptolomeo en manos de Copérnico y presenta su filosofía como "un giro copernicano", eine kopernikanische Wendung.

Es decir, él tiene perfecta conciencia de un estilo nuevo. Este estilo tiene que ver, evidentemente, con la tendencia que ya hemos advertido (y la hemos visto claramente en Descartes): la tendencia a evitar el error. Más que el descubrimiento de la verdad, con más fuerza todavía, se busca evitar el error.

Recuerden ustedes cómo Descartes pone en duda muchas posibilidades de conocimiento, él cree que no son seguras y busca evitar el engaño, y busca un fundamento indubitable, que va a ser el cogito, la mente que piensa: algo de lo cual no se pueda dudar. Esto aparece también en manos del empirismo, especialmente en Locke, hay también una especie de renuncia a muchos problemas -ya lo vimos el otro día- porque justamente se trata de poder estar seguro mediante la experiencia.

Pues bien, esto es capital. No olvidemos que Kant recibe un influjo poderoso no solamente de Locke, sino también de Hume, a quien llama "ese hombre adulto", que llega a una forma incluso casi escéptica del empirismo de Locke y pone en cuestión una serie de posibilidades de conocimiento: esto pone en alerta a Kant, él cual se va a concentrar sobre los objetos de razón y sus límites, sus posibilidades. Es la crítica de la razón.

Por cierto hay una aclaración terminológica que conviene tener presente: la palabra "puro" en Kant quiere decir: independiente de la experiencia. Kant dirá en algún lugar: "Todo conocimiento empieza con la experiencia pero no todo conocimiento se funda en la experiencia". Hay conocimientos que no se fundan en la experiencia, esto quiere decir "puro" o también, con otro término que él usa mucho, "a priori". "A priori" o "puro" quiere decir independiente de la experiencia, frente a "a posteriori", que es lo fundado en la experiencia.

En segundo lugar, otra aclaración terminológica, cuando Kant habla de crítica de la razón pura y de crítica de la razón práctica el lector no filósofo supone que se contrapone puro a práctico. Y no: la razón pura es toda ella; es la razón pura teórica y la razón pura práctica. Es decir, el adjetivo "puro" corresponde a las dos; la diferencia está en que sea una teórica y la otra práctica.

Kant va a acometer la empresa de la crítica de la razón, de establecer los límites de la razón, sus posibilidades, su justificación y eso justamente en el momento en que tiene un enorme prestigio la Física de Newton.

Las tres preguntas fundamentales que se plantea Kant en la Crítica de la Razón Pura son: ¿Cómo es posible la matemática pura? ¿Cómo es posible la física pura? ¿Es posible la metafísica?

Vean ustedes la diferencia entre las preguntas: da por supuesto que son posibles la matemática y la física puras y se pregunta si es posible la metafísica. Y dice que no se ha encontrado todavía el seguro camino de la filosofía: mientras las matemáticas y las ciencias han encontrado un seguro camino y progresan, avanzan, se consolidan; en filosofía, en metafísica no se ha llegado a tener el seguro camino de la ciencia " kein sicherer Weg der Wissenschaft" el seguro camino de la ciencia y esto es justamente lo que él va a buscar, lo que va a determinar la obra de Kant.  

Esto lo va a llevar a una reflexión muy profunda. Normalmente se ha pensado que el pensamiento conoce las cosas; conoce las cosas tal como son. Y Kant dice: no, esto no es posible. Lo que llama "la cosa en sí", "das Ding an sich" no se puede conocer; porque yo conozco "la cosa en mí". Lo que yo conozco, lo conozco sometido a mí; sometido a mi espacio, a mi tiempo, a mis categorías, esto es la "cosa en mí", que él llamará "fenómeno", oponiéndolo al "noumeno", la cosa en sí.

Cuando yo conozco algo, transformo, modifico la cosa en sí, que, como tal, es inadmisible. Es contradictorio que yo conozca la cosa en sí porque cuando la conozco está en mí, ingresa en mi subjetividad, que la modifica. Es algo capital, decisivo, que va a iniciar una manera nueva de plantear los problemas filosóficos y esto es justamente lo que va a explorar en la Crítica de la Razón Pura.

El texto de la introducción anterior es la transcripción de una conferencia dictada por don Julián Marías, que, como se sabe, no utiliza para ello un texto escrito - en la edición se mantiene el estilo oral. Conferencia del curso “Los estilos de la Filosofía”, Madrid, 1999/2000-edición:Jean Lauand- http://www.hottopos.com

 

Este filósofo moderno vive entre 1723-1804 y se ubica dentro de línea del Idealismo Subjetivista. Considera que es posible conocer todo lo que se encuentre en el claustro de su conciencia por tanto el poder de la razón está delimitado a aquélla. Realiza una categorización de la realidad a la cual percibe a través de fenómenos que son aquellas impresiones que aparecen en su conciencia por medio de la sensibilidad. Para Kant todo conocimiento debe  basarse en conceptos puros predados en la razón o entendimiento. El entendimiento organiza los fenómenos espacial y temporalmente para ser percibidos por los sentidos.

 

El conflicto que trata es el choque entre el descubrimiento científico físico y las convicciones morales.

La ciencia física se basa en un cierto determinismo. Le pone condiciones a la realidad. Se dicta el principio: ‘Toda cosa que sucede es determinada por hechos anteriores’.

En cambio el comportamiento humano no responde a determinismos por el libre albedrío y la voluntad del hombre.

Surgen dos planteos con respecto al conflicto planteado:

 

·         Cómo el universo es gobernado por leyes físicas se instala la duda de cómo el cuerpo humano puede ser regido por el libre albedrío.

·         Cómo Dios puede hacerse presente en un universo mecánico y determinado físicamente? Que papel cumple Dios en un mundo ya determinado?

Kant pretende encontrar explicación sin desacreditar a las ciencias.

 

Como se ha dicho Kant se ocupó de la razón humana. Su único tema fue lo que sucede en la conciencia, nunca se planteó acerca de objetos fuera de él. No le interesa reflexionar acerca de la realidad sino de lo que pasa en el encierro de su conciencia. Hablar de Kant es hablar de la conciencia humana dejando de lado la realidad externa. El pensamiento puro es su preocupación.

 

De la misma manera que la modernidad toda no llega a las esencias, Kant afirmará que sólo es cognoscible aquello que habita en la conciencia. No se pueden conocer las cosas en sí mismas. No se puede conocer a Dios ni al mundo.

 

Lo contradictorio es que con el concepto de omnipotencia de la razón de aquella época no se puedan conocer las cosas en sí. Pero ese poder absoluto de la razón radica en que el pensamiento puro posee la idea de todo. Kant no niega la realidad, niega la capacidad de conocer las esencias de las cosas.

 

Lo único que se puede conocer es el fenómeno. Aquello que aparece en la conciencia a través de la sensibilidad. No se puede conocer el árbol sino que puede conocer esa experiencia que se aparece en la conciencia. No es preciso salir de la conciencia sino que el objeto se aparece en ella. El fenómeno es algo que existe dentro de la conciencia. La experiencia para Kant es el fenómeno. Por esto se lo ubica como idealista y no como empirista.

 

Para un filósofo clásico las ciencias se originan en las cosas las cuales ofrecen sus esencias. Ofrecen sus leyes para descubrirlas con la inteligencia. La verdad es adecuar la inteligencia ala realidad.

 

Kant dirá que la ciencia depende de la razón. Kant afirma: ‘yo impongo las leyes a lo fenómenos con mi conciencia’.

Piensa que como los sentidos nos engañan por ser de poca precisión o imprecisos al salir de su esfera de percepción, entonces debemos dictar leyes por medio de la razón.

Que al igual que Copérnico debemos invertir la realidad. Para Copérnico los sentidos le indicaron que el sol giraba alrededor de la tierra.

 

Para Kant la sensibilidad se presenta en dos categorías las del tiempo y del espacio. Por la sensibilidad capta la experiencia del fenómeno que se encuentra desordenado y con las categorías que ya se encuentran en la conciencia lo ordena.

 

La ley no es un concepto que rige las cosas sino que es un concepto del entendimiento que rige a las ciencias. Se invierte la concepción clásica. La leyes son las categorías de la conciencia (sensibilidad) aplicadas al fenómeno (todo lo que aparece en la conciencia). La razón está limitada al fenómeno. Estas leyes del entendimiento se aplican a los fenómenos de experiencia. Por esto el entendimiento no puede ir más allá de la clausura de la conciencia. El entendimiento sólo puede conocer fenómenos de experiencia que como tales son subjetivos. Una experiencia (fenómeno) es algo que ocurre dentro de la conciencia.

La razón se encuentra predotada de intuiciones. El mecanismo del conocimiento kantiano comienza cuando los objetos hieren la sensibilidad. Las sensaciones se producen en la conciencia según van apareciendo. El conocimiento comienza cuando la cosa se manifiesta a través del fenómeno.

 

El primer paso del conocimiento se encuentra desordenado. El orden es establecido por la razón a través de la sensibilidad y sus categorías de pensamiento puro de tiempo y espacio. La sensibilidad ordena la sensación que aparece desordenada en el fenómeno.

La función de la sensibilidad es la espacialización y temporalización del fenómeno en virtud de los pensamientos puros de espacio y tiempo.

 

Para Kant existe una Razón Teórica que se pregunta ‘que es?’ y una Razón Práctica que se pregunta ‘que debe ser?’

 

Proceso del conocimiento de la Razón Teórica (que es?).

Para Kant la cosa afecta la sensibilidad que es parte de la conciencia y se produce el fenómeno. En la sensibilidad existen doce categorías a priori como las de tiempo y espacio que ordenan el fenómeno que se presenta desordenado en la conciencia. Hasta acá no se puede formular verdad científica. Entonces el entendimiento enlaza el fenómeno con sus doce categorías (leyes, reglas o modos de pensar puros o inevitable). Estos modos de pensar se considerar inevitables y puros porque es imposible hacer ciencia sin su aplicación. Estos modos de pensar puros o inevitables tienen dos usos distintos:

 

1.      Uso Empírico: se aplica al fenómeno de experiencia.

2.      Uso Lógico:  no se aplica a ningún fenómeno. Es un uso puro de aplicación en vacío.

 

Analicemos tres categorías en cada uso. Comenzando por el Uso Empírico:

·         Causalidad: enlaza los fenómenos. Ej. La piedra calentada por el sol.

·         Sustancia: adhiere un predicado al sujeto.

·         Comunidad: enlaza fenómenos particulares como personas singulares pertenecientes a una familia.

Esto no es por que la causalidad, sustancia y comunidad se den fuera de la conciencia, no es que la realidad sea así. Sino que se le aplican las categorías en la conciencia a los fenómenos que aparecen por medios de impresiones de la realidad captados por la sensibilidad y sus formas puras. Las cosas son como yo creo que son.

 

Sigamos con el Uso Lógico

·         Causalidad: De la causalidad no aplicada a fenómenos de experiencia, es decir en vació, se forma la idea de causalidad ilimitada cuya serie llamaríamos mundo. No significa que conozca el mundo, sigue desconocido, sólo tengo la idea del mundo, no significa que deba afirmar que existe el mundo fuera de la conciencia. Aquí la categoría es absoluta.  Se produce el ideal absoluto del mundo en la conciencia. (Kant es idealista).

·         Sustancia: Si se usa la sustancia – es decir la del YO -  sin predicar nada acerca de ella, sin agregar nada, en vacío, se forma la idea absoluta del ‘YO’. No significa que pueda conocer el YO ni que exista. Sólo conozco aquello de mí que se me aparece en la conciencia.

·         Comunidad: Si se usa la categoría de comunidad sin realizar enlaces entre fenómenos se produce una idea de un SER de los seres al cual llamamos DIOS. Producimos la idea absoluta de DIOS. Para Kant DIOS es el todo.

 

Para Kant las ideas cumplen la función  de sintetizar. La idea de causalidad sintetiza todos los fenómenos que existen en el mundo. La idea de sustancia sintetiza los fenómenos del YO. La idea de comunidad sintetiza todos los fenómenos que existen en el mundo y en el yo.

Hasta aquí se llega con la aplicación de la Razón Teórica es decir con la IDEA.

 

Proceso del conocimiento de la Razón Práctica (Que debe ser?)

En la Razón Práctica nos encontramos frene a un supuesto. Aquí se producen las normas morales y leyes de comportamiento. (No ya de ideas como en la Razón Teórica).

 

En la Razón Práctica las leyes de conducta se dirigen al orden del obrar humano. Con la Razón Práctica no llegamos a la existencia de DIOS, Hombre y el Mundo sino que accedemos a la elaboración de normas de comportamiento o Supuestos (deber ser).

 

Al hablar de normas morales, hablar de deber ser, hablamos de supuestos: 

·         Supuesto del YO que existe:  No afirma que existe el yo. La Razón Práctica supone que yo existo. La Razón Práctica – siempre dentro de la conciencia – pronuncia una norma y pretende que se cumpla en la realidad, que adquiera una realidad, que un comportamiento exista en alguien, en el hombre. Supone que existe el yo por que en la conciencia se dicta la norma.

·         Supuesto de la libertad del YO: Ahora bien puede que las normas morales que dictan que el yo existe sean cumplidas o no por aquello de la libertad del yo. Esa libertad que le permite ser rebelde con la norma moral. La Razón práctica supone que el hombre es libre por eso lo dirige por la moral sino lo haría por leyes físicas. La Razón Teórica se basa en leyes físicas.

·         Supuesto de la inmortalidad del YO: Las normas dictadas por la Razón Práctica  son muy elevadas y tienden a ser inalcanzables. No podemos llegar a la felicidad plena por ejemplo. Por tanto no podemos quedarnos en la frustración dado que la norma ya ha sido dictada. Entonces por esto Kant dice que el YO debe ser inmortal a efectos de poder alcanzar aquélla realización inalcanzable en esta vida. Para lo que se establecen dos imperativos o leyes de la Razón Práctica. Los imperativos categóricos e hipotéticos de Kant.

 

1.      Imperativo Categórico:  Son normas de tipo absoluto aplicadas a todos los supuestos existentes. Su pretensión se orienta a que la norma tenga carácter universal como por ejemplo: Ser Feliz. Esta clase de imperativo no puede ser llevado a cabo plenamente en esta vida. Entonces este tipo de imperativos categóricos supone la existencia de DIOS que de una solución o salida a la frustración por medio de la eternidad.

2.      Imperativo Hipotético: Están inspirados en el amor a sí mismo y dependen del sentimiento particular.

 

·         La conducta humana empieza por los impulsos, dice Kant. El tener ganas de hacer algo, esas inclinaciones que me dicen o mandar ‘hacer tal cosa’ constituye lo que Kant denomina las máximas. Estas máximas no tienen moralidad alguna porque son ímpetu ciego e irracional. Las pasiones en sí mismas no son buenas ni son malas porque eso dependerá a que orden de valores se las ordene. Ahora bien si no hubiera impulsos, no habría actuación, no habría vida activa. Estos impulsos (máximas) son la base del actuar humano. Estos impulsos pueden ser racionalizados en dos niveles:

·         Cuando la Razón Práctica dicta una norma que vale en ciertos supuestos o hipótesis. Ej. Si quieres aprobar, debes estudiar. El supuesto hipotético es sólo para aquellos que se encuentren estudiando (no para la totalidad de la sociedad). La Razón Práctica dicta una norma para el caso específico.

·         El otro modo de racionalizar la conducta es absoluto y categórico. Esto ocurre cuando la Razón no ordena nada en concreto, no limita su hipótesis a una norma; entonces pronuncia una norma para todos los casos habidos y por haber. ‘Actúa de manera tal que la máxima de tu voluntad pueda valer siempre como principio de una legislación que sea para todos’.

Frases Kantianas
  • "Es absolutamente necesario persuadirse de la existencia de Dios; pero no es necesario demostrar que Dios existe."

  • "Como el camino terreno está sembrado de espinas, Dios ha dado al hombre tres dones: la sonrisa, el sueño y la esperanza."

  • "Obra de modo que la máxima de tu voluntad pueda ser en todo tiempo principio de una ley general."

  • "El hombre sólo puede ser hombre mediante la educación."

  • "La libertad es aquella facultad que aumenta la utilidad de todas las demás facultades."

 

 


Oscar Londero