Filosofía y Ciencia Jurídica

         

DAVID HUME

Este pensador y filósofo moderno nace en Edimburgo (Inglaterra) en el año 1711. Su familia lo inclina por el estudio de las Ciencias Jurídicas pero su vocación se da posteriormente por las Ciencias Filosóficas, la Historia y la Literatura.

Es empirista por antonomasia y un escéptico incorregible. Considera que la verdad no existe y el hombre no tiene capacidad para llegar a la misma, de ahí su escepticismo. Pone en tela de juicio el conocimiento universal que es base de toda ciencia.  El empirismo es la reducción del campo de la inteligencia al plano de lo inmediato, particular, útil y observable. Esta postura se congracia con el pragmatismo ingles de donde proviene HUME.

Este filósofo cuestiona el estatuto de la ciencias. Como no hay conocimiento universal no se puede hacer ciencia. Se retoma esta duda de la ciencia por KANT.

Pero de todas manera HUME desarrolla hasta su último extremo su postura empirista.

Cronología de sus estudios y principales escritos:

  • En el año 1734 se va a Francia donde durante tres años estudia en el prestigioso colegio LA FLECHE donde asistiera Descartes. Aquí media y gesta sus ideas llegando a escribir el ‘Tratado sobre la naturaleza humana’. (Tratado: está usado como aquella obra completa sobre diversos temas interrelacionados).

  •  En 1737 vuelve a Inglaterra y dos años después  – en 1739-  publica las dos primeras libros de su obra con los siguientes temas: EL INTELECTO – LAS PASIONES.

  • En 1740 publica el tercer libro sobre: LA MORAL. Con estos escritos persigue la fama y el reconocimiento pero no tuvo ningún éxito sino que resulta perseguido y acusado de hereje (atenta contra los dogmas), escéptico, y deísmo (soberbia filosófica - para HUME Dios es reconocido como primer motor pero sin injerencia en la vida humana). Con sus jóvenes años HUME recibe los efectos de sus pensamientos escritos.

  • En 1741, aunque inmerso en la crítica, escribe ensayos que tratan sobre las ideas del tratado. Aborda literatura, moral, política, psicología y religión. Publica MORAL Y POLÍTICA.

  • En 1748 publica Entendimiento humano. Gnoseología.

  • En 1751 Investigación sobre principios de la moral.

  • En 1758 publica en una colección de ensayos los temas del intelecto humano y los discursos políticos que habrían sido editados por primera vez en 1752.

  • Más tarde HUME dedica su pluma a escritos sobre historia, ciencia y religión. En ellos la ‘Historia de Inglaterra’ en seis tomos.

  • En 1763 transcurre tres años en París donde es reconocido por representantes del Iluminismo.

  • En 1766 vuelve a Inglaterra. Al año siguiente ejerce por un año el cargo de Secretario de Estado en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

  • En 1776 muere en Inglaterra.

  • Existen obras póstumas exitosas que han sido publicadas con posterioridad, ya que él no se hubiera animado por la crítica.

Análisis de la posición de HUME. Porque El escepticismo?

Se basa en una cuestión moral. En 1734 escribe una carta a su médico personal donde cuenta su estado de cansancio y desgaste físico. Por lo que se replantea su vida. Y se cuestiona en donde radica el fundamento o como lograr abordar lo más esencial. Para lo que se plantea el obrar virtuoso, la vida feliz. Lee sobre moral. Cuando se recupera se interroga desde donde comenzar para abordar el tema de la felicidad. Concluye: ‘me pareció que la moral antigua sufre del mismo defecto que la filosofía antigua que ha sido contemplativa e hipotética. Tomo por tanto el proyecto de estudiar la naturaleza humana observada desde el campo crítico moral’. Los antiguos no centraron su estudio en el hombre. El ‘Tratado sobre la naturaleza humana’ de HUME persigue una finalidad de saber práctico y útil para las condiciones de la vida humana y no para la contemplación de la verdad.

Teoría del Conocimiento de HUME

David HUME habla de las ideas y de las impresiones. La Idea está relacionada con el objeto concreto, con el dato específico, con lo dado. La impresiones se distinguen de las ideas en la diversidad de grados de fuerza y vivacidad con que impactan, imprimen o golpean en el espíritu. Aquellas percepciones que golpean con mayor fuerza en el espíritu son denominadas impresiones. Mientras que las ideas son aquellas imágenes débiles de estas sensaciones o impresiones. La idea nace en la impresión. No existe la idea innata.

Relación entre ideas e impresiones:

  • Las ideas son del todo similares a las impresiones salvo en el grado de vivacidad. Toda idea simple tiene una impresión simple que se asemeja. Y toda impresión simple tiene una idea que le corresponde.

  • Las impresiones son causa de las ideas y no viceversa. Es imposible tener una idea de un color si primero no lo he visto en un objeto. Quedan excluidas en el sistema de HUME las ideas innatas, todas derivan necesariamente de las impresiones.   

A su vez hace una distinción en las impresiones:

  • Simples: relacionadas con el color y el olor (el accidente de la teoría hilemórfica)

  • Complejas:  Objeto que presenta un conjunto de percepciones simples como una naranja. (Sustancia de la teoría hilemórfica).

  • De Sensación: Son aquellas impresiones que tienen antecedente fisiológico no consciente. Es aquella impresión primera al contacto con la realidad, como por ejemplo el dolor y el placer.

  • De Reflexión: Son aquellas impresiones que surgen de una idea. En contraposición a lo que afirma el mismo  HUME: las ideas surgen sólo de impresiones y no existen ideas innatas. Eso de que la impresión de reflexión surge de una idea se explica argumentando que primero existió una impresión de sensación (dolor, placer), ésta actúa sobre el alma o espíritu provocando nuevas impresiones y por ende dejando imágenes más débiles de aquéllas que son las ideas que pueden dar lugar a impresiones de reflexión. Las impresiones de reflexión vienen de ideas originadas por impresiones de sensación.

A su vez distingue sobre Ideas:

  • De memoria: Son aquellas imágenes débiles de impresiones pero más vivaces y más fuertes. No se puede hacer intervenir la voluntad sino que más bien se remiten a un recuerdo.

  • De imaginación: Son  imágenes menos vivaces y menos fuertes pero que permiten la intervención de la voluntad para poder separar y unir ideas. Pero esta separación o unión de ideas no es al modo de los sueños, es decir sin relación y sentido sino que se da respecto de tres principios fundamentales:

    • Semejanza:

    • Contigüidad:

    • Causalidad:

Análisis de Principio de Semejanza:

Como para el filósofo moderno David HUME no existe la abstracción y no distingue la esencia; utiliza ideas particulares como si fueran universales y el proceso que realiza es el siguiente: buscar ideas particulares en las cuales a su vez tratan de encontrar semejanzas entre las mismas. A esa semejanza se le coloca un nombre (Nominalismo) o lo que se le llama también una costumbre. Con la costumbre se vuelve a despertar la idea de estos objetos y de aquellos nombres con los que hemos identificado.

Entonces de las ideas particulares se busca una semejanza a la que llama costumbre o nombre. Con la costumbre se revive la idea que a su vez me trae el nombre que oportunamente le fue asignado. No se reviven las ideas en particular, ni cada una de ellas, sino la idea en general a través del nombre.

También por medio de la semejanza explica el tema de los colores y las formas. Dice: el color es aquello que se encuentra como fuerza de las ideas. Y la forma (no en función de la metafísica) es la semejanza entre los objetos como es el sistema que usan los animales por comparación.

Entonces como ejemplo decimos que si tengo una impresión de una triángulo, un círculo y un cuadrado me queda una idea de eso. Son objetos distintos y se usa el sistema de semejanza de ideas a las que se  les asigna  un nombre. Se asigna un nombre a la semejanza de ideas. Lo que queda de distinto o por diferencia forma otra semejanza de ideas. Lo que no explica HUME es como asigna el nombre a los objetos.

La Relación de Causalidad:

Para HUME el conocimiento es un juicio, una relación necesaria de ideas. Este conocimiento nos otorga aquello que se encuentra contenido en la idea del sujeto cuando pronuncia un juicio. Ahora bien existe un principio que me permite ir más allá del contenido de la idea y es la relación de causalidad. Esto ocurre porque en la causalidad se produce una conexión que da certeza de que a la existencia de un objeto sigue otra existencia de la cual no tengo impresión. El proceso es el siguiente:

  • Primero conectar ideas necesarias y diversas.

  • Afirmar la existencia de objetos de los cuales no tengo impresiones.

  • Considerar la contigüidad espacial y;

  • La idea de sucesión. Por ejemplo el humo y el fuego son ideas diversas no semejantes pero tengo en cuenta la idea de contigüidad y sucesión.

No se habla de materia de hecho porque la relación causal no es percibida. Si no hay percepción no puedo hablar de objeto. No se puede percibir la relación de causalidad porque debería demostrar caso por caso.

Cuando se infiere de un efecto su causa estamos pasando de la impresión a una idea. Por ejemplo puedo percibir el humo detrás de la colina, entonces tengo una impresión del humo y una idea del fuego porque alguna vez tuve su impresión. Quiere decir que de la impresión del humo la relación de causalidad me permite pasar a la idea del fuego. Una característica de la relación de causalidad es que no sólo me recuerda la idea de fuego sino que me suscita una fe en creer que el objeto del que tengo la idea está existiendo. Lo raro de este tema es que un empirista como HUME recurra a la fe para explicar la causalidad.

Sin impresión previa no puede haber relación de causalidad. Ahora bien se puede tener una persuasión de que existe el objeto sin experiencia del mismo porque la existencia se corresponde con la idea misma. Y puedo afirmar la existencia del objeto de acuerdo al grado de vivacidad de la idea recordada. Las ideas recordadas tienen un grado de vivacidad muy grande y mayor al de las ideas de semejanza.

El paso de impresión a la idea recordada se da por la costumbre. La costumbre repetida hace que la impresión recuerde la idea con tanta vivacidad que le hace pensar que existe.

 


Oscar Londero