Filosofía y Ciencia Jurídica

         

LA FYSIS Y EL NOMOS

Como ya fue mencionado - en ocasión de analizar el pensamiento de Alcidamas de Ellea – los filósofos denominaron ‘nomos’ a la ley establecida por los hombres o derecho positivo y ‘fysis’ a las leyes del orden natural. Frente a esta división de universos normativos hubo pensadores como el mismo Alcidamas y Antifonte que toman parte a favor de la ‘fysis’ (son naturalistas: la ley del hombre debe necesariamente ordenarse a la fysis) y por supuesto otros que, por el contrario, lo harán a favor del ‘nomos’ (son positivistas como el caso de Protágoras).

Protágoras explica el tema de las leyes haciéndose unas preguntas previas y recurriendo al mito. Primero se cuestiona:

·         Como era el hombres cuando los dioses crearon la especie humana ?

·         Como llega el hombre al estado de evolución histórico cultural ?

Relato mítico: Erase una vez cuando los dioses crearon a los hombres, es decir que existían dioses y no hombres. Cuando se disponen a sacarlos a la luz (luego de haberlos creado de la mezcla de la tierra, fuego y demás elementos)  le asignaron a Prometeo y a Epimeteo la distribución de capacidades distintas de supervivencia a los mortales creados recientemente. Epimeteo pidió a Prometeo encargarse del tema. Así fueron asignadas a algunos fuerza sin velocidad mientras que a los más débiles le dieron velocidad para huir, pelaje, etc. Pero resultó que Epimeteo dilapidó todas las capacidades de supervivencia en las criaturas sin capacidad de habla y no quedó ninguna para los hombres. Prometeo logra robar de los dioses ‘las técnicas o artes necesarias para la vida’ y se las entrega a los hombre. Promete recibe un castigo por hurto. Fue condenado a ser devorado de sus vísceras eternamente. El hombre provisto de las artes que lo emparentaban con los dioses, logra desarrollar los medios necesarios para comer, vestir, dormir, etc. y levantan altares. Pero a pesar de esto los hombres no llegan a organizarse, viven dispersos, aislados, sin capacidad de entenderse y sobrevivir. Zeus se alerta de esta situación y envía a Hermes para que entregue a los hombres dos dones: ‘Aidos y Dike’ = ‘respeto y justicia’. De esta manera podrá lograr que el hombre reconozca al otro como igual y pueda agruparse y convivir con conductas apropiadas basadas en estos valores. Hermes consulta a Zeus como debía entregar los dones, si lo hacía de igual manera que las artes? A lo que Zeus responde negativamente. Ordena que se haga entrega a todos por igual de estos dones. Todo hombre debe ser sociable, respetable y justo para poder vivir en la polis. Ordena también eliminar a todo aquel que no sea capaz de respeto y justicia para con los demás.

Entonces de todo esto Protágoras saca como conclusión que el hombre es por naturaleza (fysis) indefenso e insuficiente para sobrevivir. Entonces considera que la fysis o naturaleza humana debe ser superada por el mismo hombre. Es decir que el hombre debe producir para si todo lo que la naturaleza no le da. Piensa que el ‘nomos’ es la salida a la precariedad del hombre en su naturaleza. El nomos supera a la fysis. Por ende la Fysis no puede fundamentar al nomos (como dicen los naturalistas) porque la fysis ha sido ampliamente superada por el nomos. El fundamento del nomos es que las leyes sean mejores y más útiles para la vida feliz. Protágoras considera que las verdades o afirmaciones deben ser sometidas a criterios pragmáticos para ver que sentido o impacto tienen para la vida. Ejemplo: Unión civil entre personas del mismo sexo y posibilidad de adopción por parte de estas personas.

Considera que toda creencia es verdadera y de acuerdo a su aplicación práctica verá si es mejor para la vida, en ese caso por la vía retórica intentará convencer al auditorio.

Las posiciones sofistas son de alcance práctico y para un caso concreto del aquí y ahora.

Protágoras se expresa a efectos de cómo debe ser considerada la pena de los que infringen el ‘nomos’. Afirmará que la lógica de la pensa no es la del ojo por ojo, la venganza, compensar los daños recibidos, sino que debe ser de aplicación con vistas al futuro, a la regeneración y educación del delincuente. Para aquellos casos no recuperables: la pena de muerte.

 

 


Oscar Londero