Filosofía y Ciencia Jurídica

         

DISPARO REFLEXIVO

Veamos entonces cuales pueden ser los principales disparadores de la reflexión filosófica. Podemos dividirlos en tres grandes grupos: 

  •  Asombro

  • Situación límite

  • Duda

Pasemos a dar una explicación de cada uno de estos móviles que pueden dar origen al pensamiento reflexivo y filosófico.  

Asombro

Asombrarse es reconocer algo novedoso, admirarse de algo. Es una buena forma de aprender buscar lo asombroso en lo cotidiano dejando aflorar un carácter antiburgues que pretende conocerlo todo y no es entusiasta por la investigación.

Por el contrario es bueno vivir en la búsqueda de lo nuevo que causa asombro o admiración para poder investigarlo y entenderlo.

El ignorante siempre ignora que lo es. Está cómodo donde está sin avanzar por ignorar su falta de conocimiento.

Platón dijo: ‘el filósofo se encuentra a la mitad del camino entre la ignorancia y Dios.’

IGNORANCIA  ---  FILOSOFO  ---       DIOS

Reconociendo que la realidad es infinita e inagotable y que toda lo que está en la mente nunca podrá agotar la existencia real. La realidad es mucho más rica de lo que podamos acceder a través de la filosofía. La realidad  y el mundo es un misterio inagotable.

El asombro es una actitud una forma de pararse frente a la realidad. El asombro tiene una estructura de esperanza que ante una situación de asombro o admiración se inicia un camino de investigación reflexiva que otorga esperanza de no resignar no saber sino intenta ir más allá, más profundo.

El filósofo nunca deja de preguntarse, de ir a un sondeo en profundidad. Pregunta deriva de pertiga (vara) que usaran los pescadores para sondear el río.

Duda

La duda se presenta durante el recorrido del camino de la reflexión. Puede ocurrir que en ese camino reflexivo en busca de la sabiduría me alerte el tema de que mis percepciones sensibles de la realidad no son las correctas, mis sentidos me engañan. No siempre los sentidos muestran lo que las cosas son, no existe relación exacta entre los sentidos y la realidad. Y con la razón puede suceder lo mismo, razonar equivocadamente.

Entonces nos aborda la duda acerca de si estoy en el camino de la verdad. Esto le pasó a los más grandes como a Aristóteles (célebre filósofo mundialmente seguido y respetado hasta nuestros días y quizá por la eternidad del siglo IV antes de Cristo del que nos ocuparemos largo y tendido más adelante) quien pensaba que las moscas nacían de la carne podrida.

De aquí surge una de las millones de polémicas que podemos encontrar en el mundo del pensamiento. Es capaz el hombre de inteligir?. Inteligencia viene de 'intus' + 'legere' que significa leer dentro. Analicemos cuatro posturas distintas:

  • Escépticos: Son pertenecientes a una corrientes filosófica incrédula que no acepta afirmaciones sin pruebas materiales que las confirmen. Por supuesto afirman que no se puede conocer por la inteligencia. Se contradicen al decir que no.

  • Montaigne: asume que hay algo para conocer.

  •  Filósofos: Se puede conocer y fundar la explicación por la razón.

  • Descartes: Desarrolla  una tesis a base de la duda. Ver Descartes más adelante.

Finalizamos diciendo que la duda es un disparador capaz de movilizar la tarea reflexiva en profundidad.  

Situación Límite

A lo largo de la vida del hombre se producen constantemente situaciones a las que debe dar solución de las que obtiene resultados y continúa generando más situaciones surgidas algunas de los resultados anteriores y otras nuevas y sin relación con aquellas.  Todas estas situaciones generan momentos de reflexión, por esto decía al principio que quizá hay gente que esta reflexionando radicalmente acerca de un tema en particular y no se da cuenta que está haciendo filosofía. Claro que el filósofo abocado a esta forma de conocimiento es consciente de lo que hace y pretende llegar a evacuar la duda que ofrecen ciertos objetos en su análisis. Estas situaciones límites pueden ser: muerte, enfermedad, pérdida de seres queridos, catástrofes, atentados, la culpa, el azar, la suerte, el destino...

Es decir que por causas provocadas por la naturaleza o por creaciones culturales pueden surgir situaciones límites en la vida de una persona que sin duda pueden convertirse en un primer disparador de reflexión filosófica.

Estas situaciones límites nos pueden hacer incursionar en la reflexión acerca de cómo es que me sucedió tal cosa o porque a mí ? De esta manera podemos darnos cuenta de la finitud del hombre, de la insignificante que es la vida humana en cuanto a su duración en el tiempo con relación a la historia de la naturaleza. Pudiendo frente a esas realidades reaccionar con una actitud de investigación y ansias de conocimiento donde nos salimos de la Inercia instintiva ? que nos gobierna o bien con una actitud contraria y pasiva respecto del mundo que me rodea.  

 


Oscar Londero